Entradas

LA FUENTE

Imagen
Cansado de masticar bronca, y de pelear guerras inútiles, un día decidió volver a la fuente. Tenía intacto el recuerdo de aquellos momentos, guardaba también en el fondo de su alma un mar de desilusiones. Pero había una sensación que estaba mucho mas allá de cualquier otra cosa. Tenía impregnado en su interior un sol radiante, una tarde con frescura de domingo. miradas que dejaban escapar esas lágrimas que brotan como algo incontenible. La sonrisa más auténtica que vio en su vida, y los saltos del corazón que no se parecían a ninguna otra sensación. Era como volver a la vida, recobrar la esperanza y saber que ninguna lucha había sido en vano. Dejó atrás las dudas y tomó otro rumbos, los que ya había elegido con anterioridad, y que traían consigo un aire de nostalgia. Entonces descubrió al volver lo mucho que había estado
esperando ese momento.

NO HAY PALABRAS

Imagen
No hay palabras solo imágenes vagas que quizás no corresponden a esta realidad: Nubes blancas como algodones, paredes descascaradas y una hoja sin escribir. Miradas inexpresivas, un recuerdo de algo que tal vez no sucedió. El sueño de una noche que no termina. Un muro que se levanta en tu mente y que no deja nada pasar, una gran barrera, un obstáculo difícil de sortear. No hay palabras Solo imágenes vagas
que quizás no corresponden a esta realidad.

CÓMO EXPLICAR LO INEXPLICABLE

Imagen
Como si los recuerdos tuvieran vida propia o como si lo que vivimos se nos quedara impregnado en el alma. Diez vueltas al sol sucedieron desde aquel momento pero el instante parece detenido en el tiempo como si habitara en un limbo intocable, inmodificable. Era una  tarde de setiembre, el sol, la gente, las miradas extrañas, los pasos inseguros. El miedo, la incertidumbre, quizás la sensación de que algo dentro suyo se destruiría, para dar paso a algo completamente nuevo. Quizás la certeza que a partir de ahí no había vuelta atrás. Duele mirar adentro, pensó. Pero de a poco vio cómo todo volvía a sanar, cómo aquello que lo atormentaba se transformaba en paz. Una fuerza descomunal se apoderó de su ser, y algo indescriptible iluminó sus zonas más oscuras. A partir de ahí todo cobró nuevo sentido, pero un caos de pensamientos lo atosigaban. Tuvo que recorrer mucho camino para entenderlo, tuvo que caerse y levantarse varias veces para comprenderlo. Tuvo que hacerlo vida para poder expli…

ELLA

Imagen
La mujer que a mí me gusta sabe cuidarse y tiene claro hasta dónde llegar. Ella sabe que su mejor arma es su palabra siempre acertada, que su inteligencia no tiene límites y que su generosidad va mas allá de sí misma. Ella es linda no solo por su elegancia al vestir, aunque no siga las reglas de un mundo superficial, sino porque lucha. Porque sabe que a ella no la tratan igual que a otros, porque le molestan los privilegios de cualquier tipo, porque no soporta la injusticia y porque su espíritu la impulsa a la rebeldía. Ella no sigue los parámetros de una sociedad podrida de modelos inconcebibles, de artificios deshumanizantes. Ella ríe, ella baila y se hace escuchar. Ella nunca pasa desapercibida, no le importa el qué dirán. Ella camina, ella marcha y levanta sus brazos tan alto como su voz. La mujer que me enamora no es ninguna princesa, tampoco una guerrera. ¿Cómo podría yo encasillarla si se pasa el día rompiendo moldes? Ella es como es, tan simple y compleja al mismo tiempo. Es…

LOCA

Imagen
A él le gustaba verla a su lado, contemplar su mirada llena de vida, y sentir el aire sereno de su presencia. A veces la necesitaba solo de esa forma, presente y ausente al mismo tiempo. Por dentro se preguntaba qué pensaba,  y trataba de intuir el mar de sus pensamientos arriesgándose a navegar a través de aguas inciertas. De pronto, lo sorprendía una reacción inesperada y sin explicación, un grito, un suspiro, una risa estruendosa cualquier cosa podía suceder, pero él siempre correspondía de la misma manera, con una sonrisa, pues ella tenía el misterioso poder de arrancarle risas súbitas en instantes repentinos. A él le gustaba esa serenidad que guardaba por dentro, un huracán de emociones ocultas, bien encausadas, que a veces se le escapaban como aves deseosas de emprender vuelo y cautivas en una prisión de racionalidad. Esos arranques de locura lo desconcertaban pero no le preocupaban, él sabía muy bien a donde se estaba metiendo y le divertía ese aspecto irracional de ella. E…

LO IRREVERSIBLE (LO IRREMEDIABLE)

Imagen
Se preguntó qué hubiese pasado si sus elecciones habrían sido otras. Fue tragando una especie de culpa como queriendo volver el tiempo atrás o quizás deseando emprender un vuelo que lo regrese al pasado. Y odió las encrucijadas, las decisiones más difíciles, quiso arrancarse a manotazos la impotencia que lo vestía con un traje que pesaba más que su tristeza.
De pronto se calmaba y trataba de encontrar paz en la idea de que en su momento lo dejó todo, dio todo lo que tenía que dar y que hay ciertos ciclos que deben cerrarse.
Pero los tiempos del universo no siempre se condicen con los nuestros. ¿Dios estás ahí? ¿Hacia dónde tengo que ir? Se preguntaba constantemente. Y cuando creía encontrar algunas respuestas aparecía algún alma poco caritativa a destruir sus seguridades y plantearle incertidumbres. Ese conjunto de cosas inciertas volvía a abrir las heridas que ya había empezado a sanar. Una cuestión de nunca acabar, solo quedaba confiar en que la vida se encarga de poner todo en s…

MIS PENSAMIENTOS Y YO

Imagen
Algunos minutos de la existencia son crueles porque me fuerzan a preguntarme mil veces si tus brazos son mas cálidos que los míos. Y me invade el sinsabor al pensar si tu risa es más poderosa que la mía. Entonces la bruma que antecede al llanto invade todo el espacio, y me pregunto qué hice mal. Y cuando encuentro las respuestas me lastimo nuevamente al saber que te di mil veces las razones para que apagues la luz pero no lo hiciste. Luego, lo inevitable, la lluvia constante que vuelve a ahogar las flores que una vez te regalé. Esos claveles blancos que tanto te gustaban y que seguramente ahora recibís, pero de otras manos que no son las mías. Y compensas tanta delicadeza con tu hermosa risa y con el mismo beso que tantas veces te robé. ¿Qué me queda entonces? ¿Asaltar algún otro corazón distraído con menos complicaciones pero con más hambre que el tuyo? Na! Eso es muy poco caballeroso, pienso. Pero ¿de qué sirve en estos tiempos la caballerosidad, que ni en grandes cantidades logró…