Entradas

MIS PENSAMIENTOS Y YO

Imagen
Algunos minutos de la existencia son crueles porque me fuerzan a preguntarme mil veces si tus brazos son mas cálidos que los míos. Y me invade el sinsabor al pensar si tu risa es más poderosa que la mía. Entonces la bruma que antecede al llanto invade todo el espacio, y me pregunto qué hice mal. Y cuando encuentro las respuestas me lastimo nuevamente al saber que te di mil veces las razones para que apagues la luz pero no lo hiciste. Luego, lo inevitable, la lluvia constante que vuelve a ahogar las flores que una vez te regalé. Esos claveles blancos que tanto te gustaban y que seguramente ahora recibís, pero de otras manos que no son las mías. Y compensas tanta delicadeza con tu hermosa risa y con el mismo beso que tantas veces te robé. ¿Qué me queda entonces? ¿Asaltar algún otro corazón distraído con menos complicaciones pero con más hambre que el tuyo? Na! Eso es muy poco caballeroso, pienso. Pero ¿de qué sirve en estos tiempos la caballerosidad, que ni en grandes cantidades logró…

IMPRESO EN EL ALMA

Imagen
Los vientos de agosto trajeron a mi alma la efervescencia de un recuerdo. No sé si tiene nombre o quizás la presencia cálida de una humanidad. Tal vez en la soledad necesite de un abrazo que no llega y que tampoco llegará. Cae la tarde y la luz se pierde como desaparece tu recuerdo. Unas risas lejanas puedo oír pero no estoy seguro de que sean reales. Y el aire fresco penetra los huesos, y los momentos se cuelan entre los filones del alma, como el frío por entre las ropas. Una caricia suave toca mis mejillas y creo sentir tu mano tomando la mía. Ya la noche se hizo presente y la desolación lo invade todo. Me gustaría pensar que los vientos no son capaces de llevarse
lo que está impreso en el alma.

DESPERTAR

Imagen
La rutina se le había metido por los poros y le había endurecido el rostro. Una expresión de hierro se le notaba en los ojos. El mundo seguía girando, pero el estaba parado ahí recibiendo grandes ventarrones, y siendo testigo del teatro, de la gran farsa mundial, donde todo es apariencia. Y llegó Flor, le sonrió y lo abrazó pero el estaba impávido. Si había algo que odiaba eran esas caretas en rostros ajenos que ocultan odio, hipocresía y mucha mierda. De lejos notó la sonrisa falsa de esa mujer que traía entre sus ropas un puñal. Pero siguió inmóvil, quizás desafiante. Una pasividad potente magnificada por su presencia fulminante. Lo que nadie esperaba era que los débiles latidos de un corazón de fuego lo llevaran a reaccionar. Se despertó como luego de un sueño profundo, y un cansancio maratónico se apoderó de su cuerpo. Pero el fuego volcánico de su interior pudo más. Así fue como sus ojos se convirtieron en los de una fiera, paró el mundo de un solo movimiento y sopló fuerte,
tan…

LA MALDICIÓN

Imagen
En aquel sitio sucedían cosas mágicas. No existía ningún tipo de rivalidad, ni entre humanos ni entre animales. Era tanta la buena vibra que perros y gatos solían buscarse no para pelear, sino para andar ladrando y maullándose mutuamente como si hablaran el mismo idioma. Las gallinas dejaban sus huevos a merced de los zorros y de los ladrones de dos patas, porque sabían que nadie los tocaría.
No existían partidos políticos ni se celebraban elecciones porque el pueblo no necesitaba elegir entre candidatos fotogénicos y mentirosos, ya que las autoridades se proclamaban a viva voz luego de un gran banquete del que participaban todos, incluso los niños, quienes a gritos decían el nombre de la persona más noble y apta para el gobierno que conocían, la cual siempre se sorprendía por tan inmerecido reconocimiento.
Eso si había un mal que aquejaba al pueblo, una especie de maldición. Los ancianos decían que era un castigo del cielo, producto de la codicia y la miseria humana, que desde ti…

INOCENCIA ANIQUILADA

Imagen
Se preguntó en qué momento las miradas se transforman. En qué maldito segundo de existencia los ojos inocentes de un niño Se convierten en la fría mirada de un adulto. Y la inocencia es aniquilada, bombardeada y sepultada en algún misterioso lugar. El niño, ya no juega, ya no ríe. Lo lastimaron y llora. Desecha en llanto los restos de una existencia cruel.
A veces sale de su habitación a buscar el afecto que no tuvo. Y allá afuera se encuentra con gente mala. Lo acarician, juegan un tiempo, se cansan y lo echan. “Salí de acá!”, y de nuevo a la habitación a abrigarse de soledades, a sonreír cuando se le abre la puerta. Pero a sangrar por dentro.
Sin embrago, un sueño lo alimenta Algo queda. El niño se ilusiona. Quizás algún día toquen la puerta, y ya no haya llanto, quizás el dolor desaparezca
y la felicidad lo abrace.

AMANECIÓ

Imagen
Un haz de luz te ilumina el rostro, y una sensación de amargura parece querer quedarse. Las sonrisas de alrededor te parecen falsas y esas voces como recuerdos te atormentan. Una parte de vos te pide salir. Hoy no sabes que máscara ponerte. ¿Y usted señora por qué me cuenta sus problemas?
Darse cuenta de lo innegable es complicado, descubrir esas zonas inexploradas lo es aun más. Una angustia transformada en recuerdos se hace presente. ¿Y ahora que hago con todo esto?
Y la chica del colectivo me sigue mirando con tristeza. El dolor se le nota en los ojos aunque ella sonría.
Respiro, y el aire adentro se mezcla con los trozos de un corazón que hace tiempo fue desintegrado, como si hubiese explotado.
Pero el sol cada vez pega más fuerte. Amaneció. Es hora de salir de nuevo aunque no tengas ganas, aunque no tengas fuerzas. No importa cuántas veces te hirieron, ni que tu corazón este partido en mil pedazos. Importa ese destello de luz
que aun llevas dentro y que no se apaga.

LEVANTARSE

Imagen
Volverás al lugar donde fuiste feliz pero ya nadie te reconocerá. Es que las personas no tienen memoria, por eso se condenan a repetir una y otra vez la misma historia. ¿Cuál es la tuya? ¿Valió la pena caminar tanto? Y tu teléfono está ahí, pero ya no suena. Se quedó mudo después de tanta indiferencia. ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Seguir o quedarte derrotado? Sos el cadáver de lo que un día fuiste, tu sonrisa ya no brilla y en tus ojos guardas el desgaste de una vida, una existencia engañosa que fue como un espejismo. Te queda la melancolía, el recuerdo de esos días mágicos en que el sol brillaba para vos. Estas tirado.
Pero ya es hora de levantarse.