Entradas

ELLA

Imagen
La mujer que a mí me gusta sabe cuidarse y tiene claro hasta dónde llegar. Ella sabe que su mejor arma es su palabra siempre acertada, que su inteligencia no tiene límites y que su generosidad va mas allá de sí misma. Ella es linda no solo por su elegancia al vestir, aunque no siga las reglas de un mundo superficial, sino porque lucha. Porque sabe que a ella no la tratan igual que a otros, porque le molestan los privilegios de cualquier tipo, porque no soporta la injusticia y porque su espíritu la impulsa a la rebeldía. Ella no sigue los parámetros de una sociedad podrida de modelos inconcebibles, de artificios deshumanizantes. Ella ríe, ella baila y se hace escuchar. Ella nunca pasa desapercibida, no le importa el qué dirán. Ella camina, ella marcha y levanta sus brazos tan alto como su voz. La mujer que me enamora no es ninguna princesa, tampoco una guerrera. ¿Cómo podría yo encasillarla si se pasa el día rompiendo moldes? Ella es como es, tan simple y compleja al mismo tiempo. Es…

LOCA

Imagen
A él le gustaba verla a su lado, contemplar su mirada llena de vida, y sentir el aire sereno de su presencia. A veces la necesitaba solo de esa forma, presente y ausente al mismo tiempo. Por dentro se preguntaba qué pensaba,  y trataba de intuir el mar de sus pensamientos arriesgándose a navegar a través de aguas inciertas. De pronto, lo sorprendía una reacción inesperada y sin explicación, un grito, un suspiro, una risa estruendosa cualquier cosa podía suceder, pero él siempre correspondía de la misma manera, con una sonrisa, pues ella tenía el misterioso poder de arrancarle risas súbitas en instantes repentinos. A él le gustaba esa serenidad que guardaba por dentro, un huracán de emociones ocultas, bien encausadas, que a veces se le escapaban como aves deseosas de emprender vuelo y cautivas en una prisión de racionalidad. Esos arranques de locura lo desconcertaban pero no le preocupaban, él sabía muy bien a donde se estaba metiendo y le divertía ese aspecto irracional de ella. E…

LO IRREVERSIBLE (LO IRREMEDIABLE)

Imagen
Se preguntó qué hubiese pasado si sus elecciones habrían sido otras. Fue tragando una especie de culpa como queriendo volver el tiempo atrás o quizás deseando emprender un vuelo que lo regrese al pasado. Y odió las encrucijadas, las decisiones más difíciles, quiso arrancarse a manotazos la impotencia que lo vestía con un traje que pesaba más que su tristeza.
De pronto se calmaba y trataba de encontrar paz en la idea de que en su momento lo dejó todo, dio todo lo que tenía que dar y que hay ciertos ciclos que deben cerrarse.
Pero los tiempos del universo no siempre se condicen con los nuestros. ¿Dios estás ahí? ¿Hacia dónde tengo que ir? Se preguntaba constantemente. Y cuando creía encontrar algunas respuestas aparecía algún alma poco caritativa a destruir sus seguridades y plantearle incertidumbres. Ese conjunto de cosas inciertas volvía a abrir las heridas que ya había empezado a sanar. Una cuestión de nunca acabar, solo quedaba confiar en que la vida se encarga de poner todo en s…

MIS PENSAMIENTOS Y YO

Imagen
Algunos minutos de la existencia son crueles porque me fuerzan a preguntarme mil veces si tus brazos son mas cálidos que los míos. Y me invade el sinsabor al pensar si tu risa es más poderosa que la mía. Entonces la bruma que antecede al llanto invade todo el espacio, y me pregunto qué hice mal. Y cuando encuentro las respuestas me lastimo nuevamente al saber que te di mil veces las razones para que apagues la luz pero no lo hiciste. Luego, lo inevitable, la lluvia constante que vuelve a ahogar las flores que una vez te regalé. Esos claveles blancos que tanto te gustaban y que seguramente ahora recibís, pero de otras manos que no son las mías. Y compensas tanta delicadeza con tu hermosa risa y con el mismo beso que tantas veces te robé. ¿Qué me queda entonces? ¿Asaltar algún otro corazón distraído con menos complicaciones pero con más hambre que el tuyo? Na! Eso es muy poco caballeroso, pienso. Pero ¿de qué sirve en estos tiempos la caballerosidad, que ni en grandes cantidades logró…

IMPRESO EN EL ALMA

Imagen
Los vientos de agosto trajeron a mi alma la efervescencia de un recuerdo. No sé si tiene nombre o quizás la presencia cálida de una humanidad. Tal vez en la soledad necesite de un abrazo que no llega y que tampoco llegará. Cae la tarde y la luz se pierde como desaparece tu recuerdo. Unas risas lejanas puedo oír pero no estoy seguro de que sean reales. Y el aire fresco penetra los huesos, y los momentos se cuelan entre los filones del alma, como el frío por entre las ropas. Una caricia suave toca mis mejillas y creo sentir tu mano tomando la mía. Ya la noche se hizo presente y la desolación lo invade todo. Me gustaría pensar que los vientos no son capaces de llevarse
lo que está impreso en el alma.

DESPERTAR

Imagen
La rutina se le había metido por los poros y le había endurecido el rostro. Una expresión de hierro se le notaba en los ojos. El mundo seguía girando, pero el estaba parado ahí recibiendo grandes ventarrones, y siendo testigo del teatro, de la gran farsa mundial, donde todo es apariencia. Y llegó Flor, le sonrió y lo abrazó pero el estaba impávido. Si había algo que odiaba eran esas caretas en rostros ajenos que ocultan odio, hipocresía y mucha mierda. De lejos notó la sonrisa falsa de esa mujer que traía entre sus ropas un puñal. Pero siguió inmóvil, quizás desafiante. Una pasividad potente magnificada por su presencia fulminante. Lo que nadie esperaba era que los débiles latidos de un corazón de fuego lo llevaran a reaccionar. Se despertó como luego de un sueño profundo, y un cansancio maratónico se apoderó de su cuerpo. Pero el fuego volcánico de su interior pudo más. Así fue como sus ojos se convirtieron en los de una fiera, paró el mundo de un solo movimiento y sopló fuerte,
tan…

LA MALDICIÓN

Imagen
En aquel sitio sucedían cosas mágicas. No existía ningún tipo de rivalidad, ni entre humanos ni entre animales. Era tanta la buena vibra que perros y gatos solían buscarse no para pelear, sino para andar ladrando y maullándose mutuamente como si hablaran el mismo idioma. Las gallinas dejaban sus huevos a merced de los zorros y de los ladrones de dos patas, porque sabían que nadie los tocaría.
No existían partidos políticos ni se celebraban elecciones porque el pueblo no necesitaba elegir entre candidatos fotogénicos y mentirosos, ya que las autoridades se proclamaban a viva voz luego de un gran banquete del que participaban todos, incluso los niños, quienes a gritos decían el nombre de la persona más noble y apta para el gobierno que conocían, la cual siempre se sorprendía por tan inmerecido reconocimiento.
Eso si había un mal que aquejaba al pueblo, una especie de maldición. Los ancianos decían que era un castigo del cielo, producto de la codicia y la miseria humana, que desde ti…