SUS ÚLTIMOS DÍAS


Sus últimos días fueron un misterio.
A veces recordaba esos rostros que la rodeaban
con cierta familiaridad y nostalgia,
Por momentos venían a su mente
esas mismas caras preocupadas
pero transformadas en sonrisa.
Algunos días despertaba aquejada por dolores
que ni siquiera le daban tregua para pensar,
otros en cambio abría los ojos 
y se sentía reconfortada al mirar por la ventana,
y ver el azul del cielo
transformado en consuelo.
Por momentos se veía a si misma corriendo
y riendo por entre medio
de los cañaverales del ingenio,
El aroma a bagazo,
la rectitud materna
y la compañía infaltable de sus hermanos.
De pronto se veía asombrada ante la larga cabellera
de una india maciza
que peinaba sus pelos eternos
con cierta parsimonia.
Luego volvía a dormirse
y despertaba sumergida en uno tacho de su tamaño
en medio de risas de carnaval
con aroma a albahaca
suplicando a su amado que la sacara de allí,
que ya se había mojado, que ya no quería jugar.
Luego, el dolor,
la anestesia que la dopaba,
el olor a enfermedad,
las ganas de irse de una vez por todas.
Pero en el fondo no quería irse,
quería escapar a un paraíso
que se encontraba a pocos kilómetros,
el lugar que le daba paz,
la galería que daba sombra,
que la cobijó para ver mil atardeceres
llenos de mate y de historias repetidas,
la tierra donde vivió el amor más puro,
ese mismo lugar en donde el tiempo no pasaba.
Allí a donde la comida tiene otro sabor,
y el cielo parece estar más cerca.
Después, una enfermera llegaba a preguntar cómo estaba,
y la miraba con cierta lástima.
Dormía y se despertaba
para hacer algún chiste, una broma,
quizás en la iglesia
para rezar un Padrenuestro,
para ayudar a algún alma necesitada.
Sus últimos días fueron un misterio,
pero los vivió con intensidad,

como vivió su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEGUIR

QUE NO ME MIRE

LOS DÍAS DE MAYO