EL VIAJE


Esta vez no se vieron, ni se encontraron.
Esta vez la casualidad no les jugó a favor
pero no podría decirse lo mismo de
esas complicidades que a veces el universo
parece poner a disposición de algunas personas.
Hicieron lo posible por no verse,
en el fondo hasta trataron de odiarse
y buscaron mil razones para recordarse con rencor.
aun así se encontraron
pero en un mundo distinto.
En un mundo que no era material,
no se veían, pero se reconocían.
Sus almas podían conectarse, fundirse en una misma esencia
Jugaban, reían y recordaban,
algo de la felicidad los invadía.
Allí los miedos no podían hacerse presente,
y el egoísmo había sido dejado muy atrás.
Había mucho de esencia y poco de superficialidad.
Ambos sabían que estaban a un paso de que eso sucediera
y dejara de ser tan solo un sueño,

solo debían animarse a dar ese paso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEGUIR

QUE NO ME MIRE

LOS DÍAS DE MAYO