LEVANTARSE


Volverás al lugar donde fuiste feliz
pero ya nadie te reconocerá.
Es que las personas no tienen memoria,
por eso se condenan a repetir una y otra vez
la misma historia.
¿Cuál es la tuya? ¿Valió la pena caminar tanto?
Y tu teléfono está ahí, pero ya no suena.
Se quedó mudo después de tanta indiferencia.
¿Qué vas a hacer ahora? ¿Seguir o quedarte derrotado?
Sos el cadáver de lo que un día fuiste, tu sonrisa ya no brilla
y en tus ojos guardas el desgaste de una vida,
una existencia engañosa que fue como un espejismo.
Te queda la melancolía, el recuerdo de esos días mágicos
en que el sol brillaba para vos.
Estas tirado.

Pero ya es hora de levantarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEGUIR

QUE NO ME MIRE

LOS DÍAS DE MAYO